Foliculitis, causas comunes y acciones por las que se propaga

Cuando hablamos de foliculitis describimos la infección de los folículos pilosos debido a baterias y hongos. La inflamación del folículo es debida a la acción de agentes externos que por un motivo u otro han colonizado los tejidos donde nace y crece el pelo. En la foliculitis, las causas más comunes son micóticas y bacterianas, pero estas, para poder efectuar su ataque necesitan que antes exista una agresión al folículo piloso o en su defecto una obstrucción que impida su crecimiento con normalidad.

Causas de la foliculitis y de la infección capilar

Cuando se diagnostica foliculitis y sus causas se detecta que la principal fuente de infección son las bacterias llamadas estafilococos. La segunda de las causas más comunes son los hongos. Estos, no se ciñen a un solo tipo y son diversos. Dependiendo de la ubicación geográfica de la persona afectada son de un tipo u otro. Los hongos son muy frágiles al medioambiente y ese es el motivo principal por el que no hay un único tipo global. Como orígen de la foliculitis cabe mencionar también las producidas por virus y pelos encarnados y, en algunas situaciones, las padecidas por la simple obstrucción del folículo.

Dada la diversidad de agentes y condiciones que causan la foliculitis, se pueden clasificar según si su daño es superficial o profundo, si su alcance en los tejidos que dan soporte al pelo es más o menos grave. Los casos de foliculitis profunda tienen daños más severos. El alcance de la infección avanza a mayor profundidad en los tejidos de la piel.

causasDado que la existencia de folículos pilosos es posible en toda la superficie de la piel, a excepción de las palmas de las manos, plantas de los pies, labios y mucosas, pueden darse casos de foliculitis en muchas zonas corporales. Las más comunes son foliculitis axilar, ingles, barba, piernas y foliculitis en el cuero cabelludo. En cualquier caso, los folículos que por algún motivo son dañados corren el riesgo de sufrir una infección.

Las causas más comunes de agresión al folículo son:

  • Afeitado.
  • Roce de la ropa, uso de guantes, botas, pantalones ajustados, etc.
  • Enfermedades de la piel como dermatitis, acné, psoriasis.
  • Heridas y lesiones epidérmicas.
  • Obstrucción de los folículos

Cuando el folículo, mediante alguno de estos mecanismos es agredido, pasa a un estado de debilidad que los agentes infecciosos pueden aprovechar. Hay que recalcar que no es una infección peligrosa para la vida pero puede producir bastantes molestias e incomodidad.

Algunas formas de foliculitis no son infecciosas. El exceso de aceite en cremas y lociones puede producir un taponamiento de los folículos pilosos aunque, por lo general, la infección es bacteriana.

Las foliculítis viral y fúngica puede estar causada por Herpes simplex, Herpes zoster, Pityrosporum ovale, Trichophyton rubrum y otros agentes similares. Las infecciones leves pueden ser tratadas con medicamentos que no necesitan receta. Las más graves es necesario acudir al médico para recibir tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *