¿Sabes cómo son las pelucas naturales y sintéticas?

Hoy en día hay diferentes motivos por los que puedes necesitar una buena peluca. Los problemas de caída del cabello se dan tanto en hombres como mujeres pero son estas últimas las que toman la decisión de comprar pelucas naturales o sintéticas con más frecuencia. No obstante, independientemente de los motivos tanto como si eres hombre o mujer, los desencadenantes de la pérdida del cabello ahí están y las diferencias entre estos accesorios también.

A continuación vamos a contar los tipos que hay, las diferencias de precio y los usos que tienen cada una de ellas.

Tipos de pelucas naturales y sintéticas

Hay una gran variedad de modelos que puedes adquirir. Según sean tus necesidades puedes irte desde precios de 50 hasta los 3000 euros. Evidentemente si el uso que le vas a dar es temporal tenderás a comprar una peluca cuyo precio sea inferior. Eso sí, su apariencia también estará condicionada por el coste.

Podemos distinguir cuatro grandes grupos según su composición y la forma de fabricarlas.

  • Sintéticas
  • Naturales
  • Estándar
  • A medida

Según su composición

pelucas naturalesSintéticas: son fabricadas con materiales que simulan el cabello humano natural. Las pelucas sintéticas han evolucionado mucho y pueden encontrarse en diferentes estilos y tonalidades. Desde pelo liso a rizado, desde moreno a rubio e incluso con canas. Tienen una larga duración y son fáciles de mantener.

Naturales: hechas de cabello humano se distinguen por tener un acabado mucho más cuidado y un precio más alto que las de fibras sintéticas. Las pelucas de cabello natural conllevan un trabajo manual minucioso para proporcionar resultados inigualables.

Según su fabricación

Estándar: en esta categoría de pelucas están incluidas aquellas que su fabricación se basa en tallajes y medidas predeterminadas de la cabeza y cráneo de las personas. Es decir, son hechas con un patrón que sigue los estándares de medidas humanas. A la hora de comprar una peluca de este tipo se realizan algunos ajustes como puede ser el cierre que la sujeta cuando la llevas y algunos toques para hacerla más tuya. Algunas personas pueden tener dificultades a la hora de llevarlas ya que por su propia fisionomía puede no ajustar bien.

A medida: estas podríamos decir que son el Top. Las mejores pelucas son a medida y consiguen simular en todos los sentidos el aspecto antes de la caída del cabello. Puedes encontrarlas elaboradas de forma totalmente artesanal y algunas que son fabricadas con partes en cadena y partes a mano.

Dentro de esta categoría encontramos las pelucas de monofilamento que están hechas sobre una base de tela que simula el cuero cabelludo. A diferencia de las estándar, las que son a medida tienen el tamaño exacto, tus medidas y fisionomía. Ajustan a la perfección y no se mueven lo más mínimo. Como ya hemos mencionado antes, son como tu segunda piel y hacen que olvides que la llevas.

Comprar pelucas sintéticas o naturales

Desde el principio hay que decir que las diferencias son enormes. No hay nada como el tacto y textura de lo humano, real. Las pelucas sintéticas tienen una sensación distinta cuando las tocas. Es diferente de lo que transmite el pelo de una persona. Es verdad que dentro de estas hay una gran variedad de precios, modelos y resultados. En base a ellos son mejores o peores y tienen un acabado más o menos decente. No obstante, siempre son mejores las pelucas de pelo natural hechas con cabello humano.

La gran ventaja de las pelucas naturales es precisamente eso, su naturalidad y la sensación que se percibe. El movimiento del pelo es diferente, la sensación al tocarlo también e incluso cambia con la humedad y el clima. Muy parecido a lo que sucede con el cabello natural. El aspecto negativo de estas es el precio. Una peluca natural cuesta mucho más que otra sintética, así que el momento de la decisión está marcado por diferentes factores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *