¿Conoces lo tipos de pérdida de pelo o por qué se cae?

Cuando es diagnosticada la pérdida de pelo suelen identificarse alguno de estos indicadores: ruptura en el ciclo natural de crecimiento del cabello sano, daños estructurales o trastornos que afectan al folículo.

A continuación exponemos las causas más comunes que se detectan para la caía de pelo en el hombre y la mujer:

Pérdida de pelo por la ruptura del ciclo de crecimiento

El cabello sano de una persona pasa consecutivamente por distintas fases a lo largo de la vida. Cada pelo transita por separado los ciclos vitales que le permiten nacer, crecer y morir. Y estos son tres: anágeno, catágeno y telógeno.
En la fase anágena el pelo crece durante varios años, en la catágena el pelo reposa durante unos veinte días y en la telógena el pelo cae permitiendo así la regeneración y un nuevo nacimiento. Esta última fase, telógena, suele tener una duración de unos tres meses aproximadamente, es decir, desde que el pelo entra en modo caída hasta que empieza a brotar un nuevo cabello pasan tres meses aproximados.

En condiciones normales, entre un 15 y un 20 por ciento de todo el pelo de la cabeza está en fase telógena, pero no todo cae a la vez. Alrededor de 100 pelos se desprenden de un cuero cabelludo sano al día y otros tantos comienzan a nacer. Esto sucede continuamente durante toda la vida excepto cuando existen enfermedades que afectan al cabello, infecciones o trastornos que perturban el ciclo de crecimiento. Cuando existe alguna de estas situaciones, en ocasiones la fase telógena se paraliza y estanca no permitiendo entrar a los folículos en el nuevo ciclo para producir cabellos. Y es aquí cuando existe un problema si no se pone remedio. La caída del cabello por efluvio telógeno puede desencadenar una pérdida de pelo casi total en pocos meses.

pérdida de pelo por efluvio telógeno

Diagnóstico de efluvio telógeno

Cuando se analiza un cuero cabelludo sano el índice de renovación capilar está en torno al 50%. Cuando en un estudio el porcentaje es menor salta la alarma y es entonces cuando puede considerarse que existe alopecia por efluvio telógeno.

Causas del efluvio telógeno

Generalmente, para que el cuero cabelludo quede estancado en la fase telógena tiene que existir una situación traumática. Las circunstancias más comunes que rompen el ciclo de crecimiento del cabello son enfermedades, desorden de tiroides, malnutrición, parto y algunos tratamientos con fármacos agresivos con el organismo como puede ser radioterapia y quimioterapia.

Una vez que se pasa por estas situaciones la pérdida de pelo puede comenzar de inmediato o postergarse algo en el tiempo. Hay que tener en cuenta que no todo el cabello entra en la fase telógena a la vez, así que por lo tanto no todo el pelo cae de golpe. El que se encuentra en esta fase es el que cae y no tiene renovación.

Tratamiento y cura

Para curar este tipo de pérdida de pelo la única solución es atacar las causas que la provocan. En el caso de seguir un tratamiento contra enfermedades hasta que no se termina la toma del mismo el pelo no vuelve a crecer. En los trastornos de tiroides hay que controlar los desajustes. En las ocasiones que la caída ha sido producida como consecuencia del parto una vez que la mujer se recupera del mismo el pelo vuelve a crecer sin tener que seguir tratamiento alguno. Sólo hay un pequeño porcentaje de casos en los que se detecta que hay una caída irreversible debido al efluvio telófeno crónico.

Pérdida de pelo por rotura

Esta situación suele ocurrir cuando hay una carencia de queratina en el organismo. Esta sustancia es una proteína que compone la estructura del cabello y las uñas. Muy rica en azufre provee de fuerza y vitalidad al cabello.

perdida de pelo por rotura

Causas de la rotura del pelo

Extensiones, tintes, alisados, rizos y algunos tratamientos de belleza en peluquería pueden provocar la rotura del cabello si no son empleados correctamente.

Como norma general, el pelo soporta relativamente bien las agresiones del día a día. Basta con utilizar mascarillas nutritivas para revitalizarlo de nuevo pero, cuando es agredido con productos químicos o abrasivos irremediablemente es dañado. Es por ello que es muy importante tener cuidado con ciertas modas y costumbres.

Decoloración: agua oxigenado y químicos para el tinte desgastan la capa protectora del cabello hasta rebasar el límite. No tener cuidado con esta técnica puede llegar a dañar la estructura. Bien por excesivo tiempo de contacto o porque el cabello no está en las mejores condiciones cuando se aplican ciertos tratamientos queda estropeado. Trenzas, coletas y extensiones ofrecen una fricción mayor así como un esfuerzo extra que puede acarrear la no querida rotura.

Lavado: el uso de ciertos champús irritan el cuero cabelludo y desprotegen el cabello. Lavarlo con demasiada frecuencia puede provocar una fractura en un número mayor del normal. Lo recomendable para lavar el pelo, más cuando el cabello es largo, es utilizar mascarillas nutritivas después de la ducha. Estas proveen al cabello estropeado las sustancias necesarias para recobrar la salud.

Peinarse: un excesivo peinado provoca fricción y tirones en el cuero cabelludo y cabellos. Realizarlo con mucha frecuencia termina rompiendo más pelos de los habituales. El uso de cremas suavizantes agiliza el peinado dándole un estado sedoso que permite un recorrido del cepillo de forma suave.

Tratamiento para la rotura del pelo

Sanar el cabello cuando ha sido maltratado requiere cambiar la forma de cuidarlo. Los peinados que lo tensan durante mucho tiempo hay que alternarlos con estilos libres que lo dejan flojo para que descanse. Para prevenir la rotura del pelo hay que alternar peinados prietos con sueltos. En el caso de existir algún tipo de daño en el folículo piloso por peinados, basta con dejarlo descansar para que recupere la salud. Las personas que hacen caso omiso a estas indicaciones pueden llegar al extremo de provocar la aparición de la llamada alopecia por tracción.

En los casos en los que la rotura es provocada por un excesivo peinado no queda más remedio que reducirlo al mínimo. En estos casos es recomendable frotar suavemente el pelo con champú sin entremezclarlo. Prevenir enredos y nudos es lo primero. Usar mascarillas suavizantes facilita el peinado produciendo menos tirones y fricciones con el cepillo. Además, usar cepillos con puntas redondas evita que el cuero cabelludo sea dañado.

Pérdida de pelo por trastornos del folículo

Folículos pilososAquí podemos incluir diferentes tipos de alopecias y enfermedades capilares. Las alopecias cicatriciales y por tracción están incluidas.

Los trastornos del folículo provocan la pérdida de pelo atacando directamente a la base. Es en la raíz, en el folículo piloso donde actúan. Este tipo de lesión es la más grave ya que afecta directamente al órgano reproductor del pelo.

Causas de los trastornos del folículo

Hay diversas causas que producen pérdida de pelo como consecuencia de una mala salud de cuero cabelludo. Entre ellas están las alergias que producen inflamación de los folículos pilosos, véase alopecia areata, cicatrización por daño o trauma, como la mencionada alopecia cicatricial o infecciones bacterianas.

Tratamiento para los trastornos del folículo

Debido a que existen multitud de trastornos que afectan a la base del cabello es imposible enumerar todos los tratamientos disponibles. No obstante, hay que mencionar que los mejores tratamientos son aquellos que limitan e impiden que la cicatrización avance. Dado que al cicatrizar el folículo queda inservible para la reproducción de cabellos, los tratamientos buscan detener lo antes posible esta sintomatología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *